Logo

 

FacebookTwitterGoogle+Orkut

"NAÑANDEREKOJOJÁI = NO SOMOS IGUALES"

Ñambyasy Patricia Troncoso ha Ñande Ypykuéra rembiasa = Es lamentable la difícil situación que atraviezan Patricia Troncoso y los Pueblos Indígenas.

Heta jey ahendu aikoha rupi aipo ñanderekojojaha, ha ndaha’éi oimeraêva umi he’íva upe mba’e. Opavavete niko mburuvicha, opavavete niko poguasu, opavavete niko iñarandu.

Ahendúngo tetâ motenondehárakuéra Duarte Frutos, Kirschner, Lula, Morales, Bachelet umíva oñe’êrô ha ijuru tuichakue javeve he’írô hikuái ohekataha tekojoja opavavetépe ĝuarâ… ha ijapu hikuái. Upévare, ha’ekuaa japuntehavoi upe oje’éva. Nañanderekojojái.- Muchas veces escuché decir que todos somos iguales; y esa expresión no provenía de cualquiera. Todas las personas a quienes escuché afirmar aquello eran líderes, gente poderosa, personas con una alta formación académica. Escuché a varios presidentes de repúblicas: Duarte Frutos, Kirschner, Lula, Morales, Bachelet, a boca de jarro, decir que procurarían la igualdad, la justicia para todos… pero, mintieron. Por eso, hoy más que nunca, puedo afirmar que aquello siempre fue una mentira. No somos iguales.

 

Jeporavo guasu oikóta jave opavavete ñanembojuruhe’ê. He’i hikuái ñandéve ohayhuha hetâ ha hetâguasu, hérava Amérika. He’i hikuái omoakârapu’âtaha umi ikangyvévape, umi oiko’asyvévape, umi imboriahuvévape, umi hekojoja’ÿvape… ha ijapu hikuái. Oîmarô yvate, mburuvichárô, hesaraipa umi iñe’ênguégui ha ojapóntema oimeraê mba’e vai, ipokarê, imonda ha oñembotavy hikuái. Omona hikuái yvýre hetâ ha hetâguasu (Amérika). Oñepomoî oimeraêvape. Oñehepyme’ê hikuái. Hesekuéra ae ñande yvy oî oîháicha. Ndaiporivéima ka’aguy, ndaiporivéima ysyry potî, ndaiporivéima mymbamimi. Ñande rekoha hekomarâma. Umi ipoguasúva ojapo ko’â mba’e vaiete; umíva niko ohuguy’o ha ombopy’aropu ohóvo ko ñande yvy guasuetépe. Ndoúi ha ndohói chupekuéra mba’eve… ha’ekuéra okaru aja, ha’ekuéra oiko porâ aja. Upe aja, ñande -ndaha’éiva heseguakuéra- ikatúntema ñamanomba. Ndaipóiri tekojoja ñandéve ĝuarâ.- Antes de las elecciones todos nos ofrecieron el oro y el moro. Nos dijeron que amaban a la patria y a la patria grande, América. Nos dijeron que reivindicarían a los débiles, a quienes viven mal, a los más pobres, a los que sufren injusticias… y nos mintieron. Al ubicarse en los espacios de poder, como autoridades, olvidaron todas las promesas que hicieron, y se dedicaron a la “joda”. Se convirtieron en estafadores, ladrones y finalmente, se desentendieron de todo lo urgente. Pisotearon a la patria y a la patria grande (América). Se arrodillaron ante los otros, los más poderosos. Se vendieron. Por obra y gracia de ellos nuestra tierra está como está. Ya no existen montes, tampoco existen cursos de agua cristalinos, y muchas especies animales ya se extinguieron o están por extinguirse. Nuestro habitat se degeneró. Los poderosos son los responsables directos de esta debacle, ellos están desangrando y atacando de muerte a la tierra, nuestro habitat. A ellos nos le viene ni les va lo que están haciendo, total mientras tengan que comer y vivan bien no les preocupa la situación de los demás, es decir, la nuestra.

Avavépe (mburuvichakuéra) ndoúi ha ndohói umi Ñande Yvypykuéra rekove, reko ha ñe’ê. Avave ndohechakuaái chupekuéra. Ko’áĝa ahechakuaa porâma japuntehavoi aipo ñanderekojojaha. Ñamañántena mba’éichapa ohasa asy umi Ñande Ypykuéra, taha’eha’éva: Guarani, Tupi, Mapuche, Aymara, Quechua. Hendivekuéra ndaiporivoínte pe tekojoja. Amo hapópe ñande ndajahayhuivoi chupekuéra. Ha’ekuéra ndaha’éi mba’eve. Ha’ekuéra ndaha’éi ñande rehegua. Mombyry chuguikuéra upe tekojoja. Ha’ekuéra ndaha’eivoi tekove. Ha’ekuéra niko mba’e tyai.- A ninguna de las autoridades de nuestros países le interesa la situación de vida, la cultura y la lengua de los Pueblos Indígenas. Ahora, más que nunca, me doy cuenta que es una gran falacia eso que todos somos iguales. Basta observar la difícil situación que atraviezan los Pueblos Indígenas, tengan la denominación que fuere: Guarani, Tupi, Mapuche, Aymara, Quechua. Para con ellos no existe la igualdad, la justicia. Al fin y al cabo, nosotros somos quienes los despreciamos. Ellos no son nada para nosotros. Ellos no son de los “nuestros”; por eso, la expresión todos somos iguales, dista mucho de ellos. Ellos, los indígenas, no son seres humanos. Ellos son la lacra humana.

Avave ndohechakuaaséi chupekuéra mba’eve. Ha’ekuéra niko ko Amérika jarakue. Ha’ekuéra niko ko Amérika pytu. Ha’ekuéra niko umi ombopepéva ambue hendáicha ko Amérika korasô. Ha’ekuéra niko Amerika memby teete. Áĝa katu chupekuéra ĝuarâ ndaipóri tekojoja. Ha’ekuéra ndaha’eivoínte mba’eve. Ndahi’aréi, ñane retâme, ojejaheijeýma hesekuéra, jepiveguáicha. Upérô, Ava Guarani ha Ache ou hikuái Paraguaýpe omba’ejerurévo ijyvyteerâ, ojerure avei ojehechakuaa haĝua chupekuéra heko ha iñe’ê. Heta ohasa’asy rire oñeme’ê chupekuéra pe imba’eteénteva. Heta ohasa’asýkuri upérô: iro’y, hykue, hasypajoa, mitâmimi omba’ejerure tapére. Mba’érepiko ojejahéi hesekuéra péicha. Mba’étepa ojapo hikuái ivaietéva peichaite peve ojejahéi haĝua hesekuéra… ko’aĝaite peve ne’írâ aikuaa mba’érepa, jepémo Ñande Ypykuéra ruguy osyry avei ñande retepýre.- Nadie los hecha de ver. Ellos son los dueños originarios de América. A través de ellos América respira. Ellos son los que hacen palpitar normalmente el corazón de este continente. Ellos son los verdaderos hijos de América; y sin embargo, no hay igualdad para ellos. Ellos no son nada. No hace mucho, en el Paraguay, se les agredió… una vez más. Cuando eso, los últimos remanentes de los Ava Guarani y los Aché llegaron hasta Asunción, la capital, a pedir tierras y también solicitaron el respeto a su dignidad, a su cultura y a su lengua. Después de meses y de varias campañas de solidaridad, el gobierno -por fín- les entregó a regañadientes las tierras solicitadas, que -paradójicamente- siempre fueron suyas. Como ya lo dije, fueron meses de tener que resistir -en la calle y en forma degradante- el frío y las lluvias; muchos se enfermaron y casi murieron; hasta los niños (pequeños seres humanos como cualquiera) tuvieron que salir a mendigar. ¿Por qué se los denigra de esa manera?. ¿Qué crimen tan despiadado cometieron ellos para que se los trate tan despectivamente?... hasta ahora yo no sé porqué se los denigra y se los desprecia; más aún considerando que hay sangre indígena recorriendo nuestras venas.

Ko’aĝaite oî peteî kuña ipyapymbaretéva, Chile-pe, hérava Patricia Troncoso, aretéma oñemoka’irâiva’ekue oñorairôre Mapuchekuéra rehehápe. Ha’e ha iñagirû Mapuchekuéra ojepytaso, aretereíma guive, imba’eteére. Patricia ho’a ka’irâime aipo ka’aguy ohapyhaguére. Áĝa, pe avave nomombe’úiva, ha’e ojapohague upe mba’e oipotágui mburuvichakuéra ojesareko Mapuchekuéra remikotevêre. Heta ary oî rire ka’irâime, omoñepyrû -ojapo 110 ára- peteî mba’e ijetu’uva: ndokaruvéi. Péva ojapo ojerurévo tekojoja mburuvichakuérape; ha 110 ára rire, ne’îrâ mburuvichakuéra ojesareko hese, Michelle Bachelet jepe oñembotavýkuri oikóvo chugui.- En la actualidad, en Chile, una mujer valiente y decidida llamada Patricia Troncoso está peleando ferozmente por reivindicar sus derechos humanos, el más preciado de ellos: el derecho a la libertad. Patricia Troncoso es Mapuche y es también reconocida por su permanente lucha a favor de la reivindicación del Pueblo Mapuche. Hace tiempo, mucho tiempo, que ella y sus hermanos Mapuches “guerrean” por recuperar sus tierras y el respeto a su dignidad, a su cultura y a su lengua. Hace casi 10 años que Patricia fue sentenciada y encarcelada por el gobierno chileno por ser supuestamente “terrorista”. Ni siquiera se le siguió el debido proceso judicial. Después de casi 10 años de cárcel, ella decidió iniciar una dura huelga de hambre a fin de lograr justicia para ella. Sin embargo, las indolentes autoridades chilenas no la atienden; hasta la propia Michelle Bachelet, mujer presidenta, la ha ignorado. Creo que el más grande pecado de Patricia Troncoso es… ser indígena.

Ha’esénte opavavépe Amérika ha ñane retânguéra noñakârapu’âmo’âiha hikuái ndajahechakuaái ha nañamomba’eguasúirô Ñande Ypykuérape. Opámava’erâ jejahéi. Opámava’erâ ñemboyke. Opámava’erâ ñembotavy. Oĝuahêma ára ñamomba’eguasujeývo Ñande Ypykuérape. Avave ndohupytymo’âi tekokatu, ndoikuaái térâ ndoikuaaporâirô mávapa ha’e ha mávapa hapo. Ndaipóri yvyra hapo’ÿva. Ndaipóri tekove hapo’ÿva. Hesakâporâva’erâ ñandéve upe mba’e ha hesakâporâva’erâ avei ñandéve Ñande Ypykuéra ha’eha ñande rapo, ñande rekove ypy. Ñamosâsomína Ñande Ypykuérape ñanesâso haĝua ñande avei. Aipórô, ñamosâsóna Patricia Troncoso-pe ha’éva ñande rapo, ha’éva ñande rehegua, ha’éva Amérika pytu; upéicharô añoite, upéi, ja’ekuaáta ÑANDEREKOJOJAHA. Ipahápe, jaipótaramo ñande reko ha ñande ñe’ênguéra (Guarani, Tupi, Mapuche, Aymára, Quechua) hekove puku hikuái, tekotevê jahecharamo ha ñamomba’eguasu Ñande Ypykuérape.- Solo quiero decirles que América y nuestros países no evolucionarán mientras no apreciemos y valoremos a los milenarios dueños de estas tierras: los Pueblos Indígenas. Basta de desprecio. Basta de discriminación. Basta de hacernos los desentendidos. Ya llegó el tiempo de reivindicar a los Pueblos Indígenas. Ninguno alcanzará la vida digna mientras no conozca quién es y cuál es su raíz. No existen arboles sin raíces. No existe ser humano sin identidad cultural. Debe resultarnos claro ese asunto y en homenaje a ello reconozcamos que los Pueblos Indígenas forman parte de nuestras raíces. Liberemos pues a los Pueblos Indígenas a fin de liberarnos a nosotros mismos. Liberemos pues a Patricia Troncoso quien forma parte de nuestra identidad, quien es una de nosotros, quien es uno de los poros por cuales respira nuestra América. Solamente así, después, podremos decir que todos somos iguales. Finalmente, si deseamos que nuestras culturas y lenguas americanas (Guarani, Tupi, Mapuche, Aymara, Quechua) “vivan” mucho tiempo; entonces empecemos por valorar y reivindicar a sus dueños originales: los Pueblos Indígenas.