Logo

 

FacebookTwitterGoogle+Orkut

El ATENEO no está en contra de la Educación Bilingue, sólo desea su correcta aplicación

Después de exponer las diferencias gramaticales entre el Guarani y el Castellano (el Guarani y el Castellano son muy diferentes, pues tienen estructuras muy distintas), de intentar explicar por qué supuestamente el Guarani es difícil, de manifestar nuestro punto de vista acerca del uso indiscriminado e innecesario del jopara (el Jehe'a en la educación: sinónimo de mediocridad), y de exponer cuestiones básicas acerca del valor de la palabra en la cultura Guarani; hoy, mediante este último material, deseamos expresar nuestra vocación bilinguista. Concretamente, el ATENEO no está en contra de la Educación Bilingue, solo desea su correcta aplicación.

Insistimos, a ley pareja nadie se queja; entonces, si enseñamos bien el Castellano porqué no podemos hacer lo mismo con el Guarani. Porqué solo el Guarani debe enseñarse en función a la pragmática (el Guarani vai vai) y no hacer los mismo con el castellano. Si vamos a enseñar el Guarani vai vai es justo que también enseñemos el Castellano vai vai (producto de la pragmática). La otra opción -nuestra opción- es enseñar bien castellano y enseñar bien Guarani.

Por otra parte, debemos reconocer que el Guarani es el elemento más importante en el contexto de la Educación Bilingue Paraguaya, pues es el idioma de la mayoría. No darle la importancia debida al Guarani en el Programa de Educación Bilingue será el sinónimo del fracaso del Programa de Educación Bilingue, sino de la mismísima Reforma Educativa iniciada en Paraguay.

Nos ratificamos, el jopara es el sinónimo de nuestra mediocridad, y en el ATENEO hace rato repetimos: ¡Basta de mediocridad!.

Maitei horyvéva opavavépe.

David Galeano Olivera (ATENEO Motenondehára)

 

EL BILINGÜISMO EN LA EDUCACIÓN (ÑE’ÊKÔI TEKOMBO’ÉPE)

Entre los factores de la educación se encuentra la finalidad que ella persigue. En ese sentido sabemos que la actual Reforma Educativa pretende formar personas bilingües coordinadas, partiendo de la enseñanza en lengua materna (Guarani o Castellano dependiendo del contexto social).

Pero más allá de ese propósito, debemos convenir que por primera vez la educación paraguaya se compadece de la realidad social, al asumir su compromiso de educar a partir de la lengua materna. Mas aún considerando que esa educación -que busca ser humanista, democrática, crítica y liberadora- respeta uno de los derechos humanos fundamentales: el derecho a la comunicación, que solamente se produce cuando las personas –emisor y perceptor- interpretan los mensajes y manifiestan conscientemente sus emociones, deseos y pensamientos.

La educación es humanista cuando –entre otras cuestiones- consigue que el individuo logre “sentirse bien”, porque está contento con su aprendizaje, porque entiende lo que aprende. Lastimosamente hasta antes de la Reforma Educativa las clases, los libros y los exámenes estaban únicamente en castellano y dirigidos a una mayoría de estudiantes Guaranihablantes. Se puede decir que ese proceso era absolutamente inhumano, y que no cumplía ni remotamente el cometido de “educar”. Era terrible observar el esfuerzo de varias criaturas –ilusionadas con “ser alguien en la vida”- desalentarse al no entender nada, desembocando en la retención o el abandono escolar y generando individuos frustrados y –si vale la expresión- sin autoestima. Hoy mediante la Educación Bilingüe podemos observar –cuando se aprende en lengua materna- a criaturas que se “sienten bien”, porque están contentos con su aprendizaje, porque entienden lo que aprenden.

La educación es democrática cuando integra a todos los miembros de la sociedad, sin discriminación de ninguna laya. Antes solo se pretendía integrar a la educación a los niños hispanohablantes, discriminándose a los Guaranihablantes. Hoy a través de la educación bilingüe se integra a ambos. Por otra parte, no basta con integrar a los miembros de la sociedad a la educación, pues ellos también deben participar. Pues bien hoy participan ambos, ya en Guarani ya en castellano. Queda claro que nunca se podrá hablar de educación democrática en el Paraguay, mientras no se promueva la integración y la participación mediante el Guarani y el Castellano. El primer paso está dado, pero hay que continuar.

La educación es crítica cuando las personas que participan de ella entienden, comprenden, razonan o interpretan sus aprendizajes. Antes de la Reforma Educativa la mayoría de la población estudiantil era –y hoy sigue siendo- Guaranihablante, pero recibía “educación” en castellano. De hecho nunca entendieron o interpretaron nada, solo se dedicaron a un vacío proceso de memorización. De esa época nos queda un patético, triste e inhumano ñe’ënga “oike la ekuélape ha la ekuéla ndoikéi chupe”. Hoy, insistimos, merced a la educación bilingüe –y de la enseñanza inicial en lengua materna- los niños por primera vez entienden, comprenden, razonan o interpretan sus aprendizajes. Estamos ya en condiciones de modificar el ñe’ënga y decir “oike mbo’ehaópe ha mbo’ehao oike chupe”.

La educación es liberadora, cuando consigue formar personas morales capaces de orientar su vida individual y social con libertad, mediante los conocimientos adquiridos y aplicados conscientemente. ¿Quién es libre?. Libre es el que sabe y cuanto más sabe más libre es. Podemos decir finalmente, que la educación bilingüe –que parte de la enseñanza en lengua materna- sin lugar a dudas al lograr la educación crítica, consigue igualmente el más alto ideal de cualquier ser humano: la libertad sustentada en el conocimiento.

De lo expuesto también podemos concluir que la inclusión del Guarani no se reduce al simple objetivo de enseñar gramática (vocales, consonantes, digramas, etc), sino que esencialmente se convierte en el más valioso instrumento para lograr la actitud crítica del estudiante y promover su “librepensamiento”, únicas e ineludibles vías que cooperarán en la consecución de una sociedad nueva, justa, democrática, solidaria y humanista.